La llegada de los sistemas de automatización de puertas exteriores planteó una nueva forma de acceso a los inmuebles. Si bien la seguridad del usuario es prioridad y el uso de dispositivos para controlar las puertas de manera remota es una realidad que ha aminorado la incidencia delictiva, es responsabilidad de los usuarios el cuidar y mantener en buenas condiciones, estos dispositivos de control remoto.  

Algunas de las recomendaciones para cuidar el control remoto de la puerta son:

Utiliza fundas diseñadas para controles remoto. Estos son recubrimientos acolchados que impiden daños importantes en los dispositivos, en caso de caídas. También los protegen de la suciedad y de líquidos derramados.  

Existen cintas autoadhesivas acolchadas que, si bien ofrecen una protección moderada a los dispositivos de control remoto, pueden amortiguar perfectamente golpes accidentales que comprometen la estructura de estos. Pueden adquirirse en ferreterías en diferentes tamaños y grosores, a muy buen precio.

Los envoltorios plásticos son de gran utilidad por su total protección a elementos externos como polvo, grasa y líquidos derramados. Sin embargo, no protegen los dispositivos de control remoto en caso de golpes y caídas. Pueden reforzarse colocándoles cintas autoadhesivas acolchadas como bandas protectoras a los lados.